Aumenta el ‘síndrome post-caída’ en ancianos

Sindrome-de-la--post-caidaEl temor a sufrir nuevas caídas favorece la aparición del denominado síndorme post-caída, un trastorno que limita la movilidad, la actividad física y la calidad de vida de los ancianos.

Una de cada tres personas mayores de 65 años se cae al menos una vez al año y cerca de la tercera parte sufre fracturas y otras lesiones moderadas y severas. La recuperación y el tratamiento de las caídas no implica aspectos puramente físicos sino también psicológicos, ya que “cada vez es mayor el número de personas que han sufrido una caída y presentan el denominado síndrome post-caída, caracterizado por el temor a sufrir nuevas caídas, sensación que limita enormemente la actividad física y la calidad de vida de los pacientes”, ha explicado José Manuel Ribera, del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, y director del curso sobre Caídas y fracturas en el anciano: un reto para geriatras y traumatológos.

Según Ribera, las caídas constituyen un fenómeno creciente que lleva asociada una alta morbimortalidad, por lo que su abordaje debe ser multidisciplinar e implicar a todos los agentes sanitarios y sociales que puedan incidir en su prevención primaria y secundaria.

“Se tiende a frivolizar sobre este tema, que ha sido ignorado en la mayor parte de los programas docentes. Sin embargo, su magnitud y sus consecuencias son suficientemente importantes como para tomarlo con seriedad y analizar su epidemiología, causas, factores de riesgo y tratamiento”.

Factores de riesgo
Entre los factores que pueden influir en las caídas se encuentran los déficit sensoriales, trastornos neurológicos o relacionados con el equilibrio, hábitos tóxicos, el consumo de ciertos fármacos, la actividad física habitual y la fragilidad del hueso. Según ha indicado Carlos Lozano Tonkin, de la Unidad de Osteología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, la prevención de esta fragilidad y las posibles caídas a las que puede llevar pasa por mejorar los factores nutricionales, con una dieta adecuada rica en calcio y vitamina D, y aumentar el ejercicio físico. Asimismo, “debemos evitar la exposición porno del anciano a las situaciones que pueden causar caídas y traumatismos mediante acolchamientos especiales que protejan el hueso frágil o que ya presenta lesiones”. Otros factores de riesgo están relacionados con el hogar y el entorno en el que se mueve el anciano, como la iluminación, los espacios mal adaptados o las escaleras. En todo caso, los especialistas coinciden en que la prevención de la fragilidad del hueso debe empezar en la infancia, con la promoción de hábitos de vida saludables que incluyan una dieta equilibrada.

Fuente: Europa Press

Un estudio neozelandés demuestra la eficacia de la rehabilitación en la reducción de delitos por drogas

delitos-por-trafico-de-drogas

Dos estudios que analizan la relación entre delincuencia y drogodependencia destacan la alta influencia que ejercen las sustancias de abuso en la comisión de delitos.

Por un lado, un estudio realizado por un equipo del Departamento de Salud Pública y Práctica General de Nueva Zelanda, que se publica en The New Zealand Medical Journal, demuestra que las terapias de mantenimiento con metadona para drogodependientes son efectivas para reducir el número de delitos que los enfermos cometen. El estudio analizó a 51 heroinómanos neozelandeces y comprobó que, tras un año de terapia con metadona, la reducción de la frecuencia criminal fue bastante significativa: el 60 por ciento de los xvideos participantes declaró haber cometido delitos diariamente, antes de ser sometidos a terapia; un año después, sólo el 1 por ciento mantenía esta frecuencia delictiva. Este trabajo demuestra la eficacia de las distintas terapias de rehabilitación de drogodependientes en el descenso de la criminalidad y de delitos relacionados con las drogas.

Por otro lado, un segundo estudio elaborado conjuntamente por el Instituto de Estudios de Seguridad de Pretoria y por el Grupo de Investigación en el Abuso de Alcohol y Drogas en Ciudad del Cabo, ambos en Sudáfrica, y que se publica en The American Journal of Drug and Alcohol Abuse, examinó los nexos entre la actividad delictiva y el consumo de drogas en ocho estaciones policiales de Ciudad del Cabo, Durban y Johanesburgo.

Europa Press

La guerra de Irak supone un mayor deterioro mental en los soldados de Estados Unidos que la de Afganistán

maxresdefault

La salud mental de los miembros del Ejército y de la Marina de Estados Unidos que han participado en la guerra de Irak y de Afganistán se ha visto perjudicada, de acuerdo con una investigación publicada en The New England Journal of Medicine.

Un equipo del Instituto de la Armada de Estados Unidos, en Norfolk, ha estudiado a los miembros de cuatro unidades de infantería de combate mediante una encuesta anónima que se entregó a los sujetos antes de su despliegue en Irak (2.530) o de tres a cuatro meses después de su retorno de la misión de combate en Irak o Afganistán (3.671).

Valoración general
Los resultados obtenidos incluían depresión grave, ansiedad generalizada y trastorno por estrés postraumático (TEPT), que se valoraron a partir de los instrumentos de detección estandarizados, autoadministrados.

Un criterio que se ha tenido en cuenta es que la exposición al combate fue significativamente mayor entre los soldados desplegados en Irak que en los de Afganistán.

Los datos mostraron que el porcentaje de sujetos cuyas respuestas reunían los criterios de selección para la depresión grave, la ansiedad generalizada o el TEPT fue significativamente mayor después de la misión de Irak que de la de Afganistán o antes del despliegue en Irak.

Aquéllos cuyas respuestas fueron positivas para un trastorno mental tenían el doble de probabilidad de manifestar preocupación por una posible estigmatización y otras barreras para buscar la atención de salud mental que aquéllos en los que la respuesta fue negativa.

Fuente: Europa Press